jueves, 9 de abril de 2020

Bonifacio Gil y Manuel García Matos



Es innegable que desde los tiempos más remotos, Extremadura, como tantas otras regiones de España, ha contado con una abundante literatura tradicional: poesías, romances, relatos populares, canciones.... Sin embargo esa literatura ha sido sistemáticamente olvidada por los eruditos que incluso han llegado a negar su existencia misma cuando resulta que por ejemplo en la realización del Romancero español, nuestra región tuvo un protagonismo fundamental como reconoció Ramón Menéndez Pidal que tuvo importante correspondencia con Rafael García Plata de Alcuéscar para la recopilación de los mismos. 

Un grupo de musicólogos y folkloristas se han preocupado de salvar lo que aún quedaba de este tesoro de arte tradicional por constituir la manifestación donde más vigorosamente se encarnan los sentimientos afectivos y humanos de nuestras vernáculas costumbres, que son reflejo de la identidad del pueblo extremeño. Surgen así colecciones de cantos como los de Matías Ramón Martínez, Manuel García Matos, Bonifacio Gil o Angelita Capdevielle así como relatos como los de Vicente Barrantes o Marciano Curiel Merchán y Sergio Hernández de Soto que publicaron una colección de cuentos extremeños en la Biblioteca de Tradiciones Populares y si bien muchos pertenecen al folklore en general de España, otros tienen clara raigambre extremeña: "El tonto de Conquista", "El tonto de Garciaz", "La carga de peras", "El pastorcillo y el Santique", "Las peras del cura", "Antonio de Alcántara", "El caballero de Villamesías", "El cabreru tontu".. en donde resplandece el ingenio, la naturalidad y formas narrativas tradicionales con un aroma lugareño que les confiere singular encanto.

Pero conozcamos un poco más de los dos principales investigadores de la música popular extremeña


Bonifacio Gil (Santo Domingo de la Calzada (Logroño) 1898 - Madrid 1964); Desde niño surje su afición por el folklore y la música como cantor en el coro de el convento de S. Francisco primero y como músico militar después. Fruto de dicha profesión, es destinado a Badajoz donde despliega una incesante actividad musical fundando el Conservatorio de Badajoz, creando el Orfeón de la ciudad y comenzando su trabajo investigador de la música tradicional a través del Centro de Estudios Extremeños. Permanece allí hasta 1947, año en que se traslada definitivamente a Madrid, hasta su muerte. Auspiciado por el CSIC, recogió el material para los cancioneros de Granada, Ciudad Real, Cádiz y Toledo (inéditos hasta el momento) sumando un total de unas 2000 canciones. Según este investigador la riqueza de la lírica popular cantada de Extremadura era en 1930, incomparable, con millares de canciones que yacen por esas casitas extremeñas del campo que están a punto de sepultarse, ¡cuántas no habrá ya enterradas! porque no fueron transmitidas por los informantes más mayores que murieron con ellas. La sección más rica es la de los romances los hay caballerescos, amorosos, pastoriles, burlescos, novelescos, fronterizos y devotos, que se cantaban en las chozas de los pastores, en las casas de campo, en las matanzas, en las fiestas caseras, en los viajes interminables en carro. 

Cancionero Popular de Extremadura (1931) y más datos de su biografía

Manuel García Matos (1912-1974), ve la luz el 4 de enero de 1912 en Plasencia (Cáceres) en el número 31 de la calle del Sol. Fueron sus padres Manuel García González y Antonia Matos Páez, ambos dedicados a actividades industriales. Al cumplir los 12 años, ingresa en el Colegio de los Padres Escolapios de la calle Hortaleza de Madrid, para realizar los primeros estudios. De regreso a Plasencia y sintiendo profundamente la vocación musical, para la que estaba extraordinariamente dotado, se entrega de lleno a este arte estudiando solfeo, composición, armonía y piano con el Maestro de Capilla de la catedral placentina, D. Joaquín Sánchez Ruiz, del que llegó a ser un aventajado alumno; formación que completaría posteriormente con el compositor y catedrático del Conservatorio Superior de Música de Madrid, D. Julio Gómez. Contaba 17 años y comienza a madurar en el joven Manuel la idea de fundar un coro polifónico, formado mayoritariamente por gentes del pueblo que, aún contando con limitaciones musicales, estuvieran animados, no obstante, por el entusiasmo y el amor a la música y poseyeran, además, voces frescas y bien timbradas. 

Tras arduos esfuerzos, ensayos y laboriosos preparativos para equilibrar las 80 voces mixtas que integraban el Coro, funda la "Masa Coral Placentina" que debuta el día 9 de septiembre de 1931 en el Teatro Alcázar de dicha ciudad, haciendo la presentación del acto D. Ricardo Acosta. Ordenó el acervo lírico extremeño en dos grupos: canciones de canto y de gaita y tamboril.




  • Alguna de sus obras: Lírica Popular de la Alta Extremadura, Danzas Populares de España (1964), Magna Antología del Folklore musical de España 17 LPs. (Colección realizada por Carmen García Matos, 1980) 



► RTVE - MÚSICAS DE TRADICIÓN ORAL / Grabaciones inéditas en 1932 realizadas por Kurt Schindler en la provincia de Cáceres donde se puede escuchar la voz de Manuel García Matos



Alborás de Piornal (1961) de la Magna Antología. Inauguración en Plasencia del monumento a Manuel García Matos en el Centenario de su nacimiento 1912-2012